Vacaciones: Libros infantiles recomendados!

Matías era un bebé de 45 días (ahora tiene ya 6 años) cuando me metí en este mundo mágico de la lectura infantil. Asistí a un taller de bebeteca en donde nos explicaban cómo contar cuentos a nuestros bebes y niños, qué tipo de cuentos, autores, lugares donde conseguir buenos libros, en fin, me enamoré de la fantasía que un libro infantil puede crear (hasta en los adultos).

A partir de ese momento, la lectura para nuestros hijos en casa es super importante. Pero nunca hemos tenido como un “tiempo y lugar de lectura”, tratamos de que simplemente se de (antes de dormir si tratamos de que mi esposo o yo leamos un cuento con ellos, para bajarles un poco el ritmo y descansen mejor). Para esto, es super importante que haya libros de su agrado a la vista en todo lugar, así es!, hasta en el baño si quieres 🙂 Puedes poner libros en la sala, en el baño de tus hijos, en su cuarto, en la estancia, y ufff casi lo olvido, en el carro!! (te salva de apuros!!) Al principio me fijaba mucho en el acomodo de los libros, de tenerlos en un librerito así todo “nice” bien pinteresco jaja, pa que durara 5 minutos acomodado jaja, así que me despreocupé, y simplemente pongo ya sea una canasta, o una caja de madera, o hasta en una silla, el chiste es que estén a la vista de tus hijos, si tienes niños chiquitos que aun no saben cuidar libros, trata de tenerles libros de pasta y hojas duras, para evitar que los rompan o que se corten con las hojas de papel (los libros de hoja normal puedes tenerlos por separado y usarlos solo cuando tu estés con ellos).

Y bueno, a lo que iba con este post, el día de hoy te comparto los libros favoritos de mis niños, los fuí comprando poco a poco, y mis hijos tienen personalidades muy diferentes, así que pues cada uno tiene sus gustos, y claro que van cambiando con el tiempo. Considero estos libros de muy buena calidad, tanto en texto como en imagenes, y los autores uff ni se diga!

Para Matías que tiene 6 años, el libro de “El increíble niño comelibros”, lo descubrí cuando era maestra hace exactamente como 6 años, cuando una compañera lo llevo a clase para leerlo a sus alumnos, como yo soy muy visual devolada me cautivó todos los gráficos y el estilo tipo collage que tiene el libro, de hecho este libro es más mi favorito que de Matías jaja. Es un poco largo, pero esta super interesante. Trata de como un niño cree que comiéndose los libros puede ser más inteligente, y descubre que no necesita comérselos, que al “leerlos” también puede aprender muchas cosas. Ahora si el super favorito de Matías es “Atrapados” que casualmente es del mismo autor Oliver Jeffers, trata de un niño que se le queda atrapada su cometa en un árbol y hace hasta lo imposible para recuperar su cometa, avienta sus zapatos, un buque, hasta su gato, con tal de tener su cometa de regreso, al final, todos quedan, como su titulo lo dice “atrapados” 🙂

Para Emma que tiene 2 años, el libro de “¿Están dormidos? de Constanze v. Kitzing, desde chiquilla le empezó a gustar, me acuerdo como le hacía los ojillos cuando veía a los animales del libro dormidos, y les hacia shhhhh. Este libro está muy bonito para peques que empiezan a hablar, para que identifiquen diferentes animales. Trata de un leoncito que va con cada animalito para ver si quieren jugar, y resulta que todos están dormidos, hasta que llega con los buhos que ovbio están bien despiertos, pero resulta que para entonces el leoncito ya está cansado y se queda dormido. Por cierto este libro se nos mojó hace unos días en un aguacero que hubo acá en Monterrey, las ventanas estaban abiertas, y bueno, lo demás es historia, lo bueno que fueron poquitos libros que se nos mojaron, y pudimos recuperarlos, quedaron arrugaditos, pero están aún legibles jaja. Y el que también le encanta a Emma (sobre todo a mi, jaja) es el de “Vamos a casar un oso” de Michael Rosen y Helen Oxenbury, este libro me fascinó desde que Matías era bebe! Es un libro padrísimo para contar con sonidos y ademanes, trata de un papá y sus hijos que van a “cazar” un oso, pero tienen que pasar por varios lugares, un campo (y haces el sonido y ademanes del campo), un río, un bosque, etc. Es como una aventura de familia, al final el “oso” es un osito de peluche y es solo una historia que papá esta contando en la cama con sus hijos. A los niños les encanta este cuento para hacer los movimientos y los ruiditos 🙂

Y bueno, estos son solo algunos de los cuentos que a mis hijos les gustan. He ido comprándolos poco a poco, amo ir a ferias de libros, librerías, hasta libros usados puedes conseguir, el chiste es que tengas libros en casa. Te vas a sorprender cuando de repente, voltees y veas a tu hijo, así de la nada, hojeando un libro que “estaba ahí”.

Mi plan en estas vacaciones es visitar una biblioteca donde tengan área infantil, y que los niños, sobre todo Matías que es el mayor, pueda sacar libros, de esta manera podemos leer y leer libros sin gastar tanto 😉

Espero te haya servido esta info. Si te gustó, compártela please 🙂

Vacaciones: Carrera de obstáculos para peques.

Aunque pareciera que en vacaciones todo el tiempo es una carrera de obstáculos en la casa (por el poco orden que hay jaja, seamos realistas!), este es un juego bien divertido, y fomenta la creatividad en los niños, desde pensar qué es lo que pueden poner como obstáculo, hasta en el momento de hacer la carrera y brincarlos.

Que materiales puedes usar, los que tengas en casa!! desde sillas, mesas, tubos, juguetes o peluches grandes, cojines.

En este video te comparto como Matías armó su carrera de obstáculos.

Solo asegúrate de que siempre haya un adulto cuidando, para evitar accidentes 🙂

Fast fruit

TIP: Mantén tu fruta al alcance de todos! Si quieres que tu familia (y tu) consuman más fruta, tenla siempre donde se pueda ver y consumir en cualquier momento. Lávalas y desinféctalas desde que llegues del súper, para que las puedas consumir cuando se te antojan.

-Clau

Plátanos congelados

Cuando voy al súper, mi debilidad es comprar plátanos! amo esta fruta!, y cuando está en oferta más jeje! Si está a buen precio (a veces la consigues a $2 pesos el kilo!), compro mucho mucho pero mucho!!!, trato de comprar unos maduros y unos muy verdes para que me duren más días. Y como no me gusta desperdiciar, si veo que ya van a empezar a hacerse feitos, los congelo! es lo mejor que se puede hacer. Así si no has hecho despensa y quieres smoothie de plátano, ya sabes que en el conge tienes  Así los congelo yo:

– Los corto en rodajitas.

– 2 plátanos por “paquetito”.

– Los envuelvo en papel aluminio (o puedes usar bolsitas de plástico).

– Y listo, todos los paquetitos al conge. Generalmente uso dos plátanos en una vez (por eso los hago así), pero puedes poner 3 o 4 en un solo paquete, si tu usas más.

Modera tus porciones #1

Utiliza platos medianos, en lugar de grandes.

Haz la prueba! sirve la misma cantidad de comida en un plato mediano y uno grande, y notarás que el plato mediano se ve “lleno” de comida, mientras que al grande “le falta”. Es algo medio psicológico  en realidad es un truquito para la mente. Así ella piensa y se convence que con el plato “lleno” estás comiendo mucha comida o la suficiente (de otra manera, si sirves lo mismo en el plato grande, tu mente piensa que “falta” comida, y vas a servirte más, aunque no lo necesites o no tengas tanta hambre).

Este tip también es para los niños, para ellos en especial, sirvan en platos pequeños, si tienen más hambre, se vale servirse otra vez, pero así solo están comiendo la cantidad que realmente quieren.

Modera tus porciones #2

Utiliza vasos pequeños en vez de grandes. (Nótese que aquí me brinque hasta el pequeño, sin pasar por el mediano ehhhh).

Si tomas refresco o jugos comerciales habitualmente (lo cual no recomiendo jeje), sírvete mejor en vasos pequeños, igual que en los platos, pasa lo mismo en nuestra mente, si me sirvo la misma cantidad de soda en un vaso pequeño se ve “lleno” y mi mente piensa que tome suficiente, pero si me sirvo la misma cantidad en un vaso grande (supongamos que es la mitad de soda), mi mente piensa que es poquito y hace falta más.

Volvamos de este tip un habito, y así poco a poco consumiremos menos de estas bebidas no tan saludables, es más cero saludables jaja.

Igual para los niños, no les sirvan juguitos comerciales en vasos de adulto, utilicen vasos pequeños, inclusive hasta pueden diluir el jugo en agua.

No busques fuera lo que todo el tiempo ha estado en tu interior.

¿Les ha pasado que cuando oran, o meditan, o buscan alguna solución, vemos hacia arriba, o hacia otra parte?

Cuando en realidad toda esa paz que buscamos, esa luz, esa respuesta, siempre está dentro de nosotros mismos.

Ahora cuando medito, o visualizo, o como le quieran llamar, en lugar de querer ver una “luz” de arriba hacia mí, me imagino mejor una luz que sale de mí hacia afuera.

Si estás en algún dilema, o buscando respuestas, primero busca dentro de ti. ¿Es fácil? Para nada! Ya que nuestra mente a veces se resiste mucho. ¿Es posible? Claro!

Un tip que les puedo dar al hacer esto, para que sea más sencillo, habla contigo mismo, suena loco, pero funciona! Hazte preguntas, y de esa pregunta, otra pregunta, hasta que llegues a donde deseas llegar. Inténtalo y ya verás…

No necesitas un vestuario especial, ni velitas ni incienso para escuchar tu interior. Sólo necesitas a ti mismo y ya!

-Clau-

“Y un día su corazón se abrió, y entonces supo que todo lo que había buscado, siempre había estado dentro de ella/el”.

Escribe, escribe!

Es necesario y muy importante escribir en papel nuestros objetivos, metas, deseos, etc. Es bueno pensarlos y visualizarlos, pero al escribirlos (y no solo tenerlos en la mente) lo estás plasmando de una manera más material. Así que toma papel y lápiz, y a escribir!

Yo tengo mi libreta llena, pero llena de cada idea que se me ocurre, sé que no todas las hago, pero al menos están ahí, sino se me olvidan. Así que lo que hice fue copiar todas esas ideas y pensamientos, proyectos, objetivos, y los puse en post its en un pizarrón de corcho. Es parecido al famoso pizarrón de sueños, donde pones en imágenes o fotos todo lo que quieres. Pero también lo puedes escribir

Cambia el por qué, por el cómo…

Cambia tus preguntas ¿Por qué? por preguntas usando ¿Cómo?

Esto te genera soluciones, y reduce estrés.

Por ejemplo, preguntas típicas:

¿Por qué no soy feliz? – ¿Cómo puedo ser feliz?

¿Por qué no tengo buena salud? – ¿Cómo puedo tener buena salud?

¿Por qué me siento mal? – ¿Cómo me puedo sentir bien?

¿Por qué no tengo dinero suficiente? – ¿Cómo puedo conseguir dinero suficiente?

etc…

Así que a la hora de hacerte preguntas como estas, cambia tu ¿por qué? por un “¿CÓMO?”